A la espera de mi mejor ventura


A  la espera de mi mejor ventura

La ventura se paseó por mi alcoba, vino con el sol de la mañana y se va con la luna de la madrugada. Me despierto y encuentro aun su lugar ardiendo, se fue pero olvido su aroma en su almohada. 
Ayer todo era muy diferente, hoy no se respirar si el perfume de su cuerpo  en el aire no está.   
Se levantó muy temprano y sus prendas se la llevaron como  rehén, pidiendo como rescate la penumbra que aún guarda el contorno de su cuerpo, mis manos al sentirse despojadas no paran de llorar, aun sienten la geografía de su piel y tienen ganas de volver a trazar nuevas rutas para llegar al vértice de sus cumbres. 
Mi corazón sabe que volverá,  por que anoche nuestros cuerpos a un solo ritmo  bailaron y ni siquiera un paso dieron, cantando sus labios palabras que en el corazón estaban guardadas, saliendo solo para ser saboreadas por mis oídos. Pero mientras la espero le pregunto a mis adentros, porque llorar por una noche de murmullos y besos que provocaron ríos desbocados, y me respondo “ lo que en el corazón mora no puede ser negado”. 

Derechos de autor: Juan Hernandez.


Entradas populares