Bandera blanca.


Me dijiste, “nunca podrás decir que has vivido mientras tu corazón no lata por mi”,  desde entonces iniciaste una guerra, me atacaste con palabras dulces, besos en la mejilla,  suspiros e incluso sumergiste tus dedos por mi pelo simulando despeinarlo, me inventabas encuentros casuales, tapando mis ojos con tus manos, no sé cómo te sientes tu, pero yo me siento perdido, no sé cómo evadir tus estrategias, quiero encontrar una razón para ganar esta batalla, pero siento que tu eres ya mi razón, quiero dibujar en el cielo tu rostro y borrarlo para reiniciar mi juicio, pero al borrarlo se queda el brillo de tus ojos, me declaro vencido, puedes ver  mi bandera blanca, mi corazón esta abatido por ti y quiere ser conquistado. Jhm.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.