El tacto del alma

El alma también tiene tacto, puedo aun con una venda en mis ojos y bajo la obscuridad ver el contorno de tu cuerpo, el cual se dibuja en mi cerebro, al desprenderse el aroma de tu negro pelo, las ferromonas viajan y penetran mi olfato, estoy atrapado bajo el embrujo de tus labios, estos momentos son tan escasos, que no quisiera existiera el tiempo. Ante tu desdén solo de ti una mirada pido, pero de esas que son fijamente a los ojos con  parpadeos suaves, insinuando a la intimidad,  que me inspiren escribirle a la luna, miradas tiernas pero que a la vez te matan. jhm


Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.