La sinfonia de tu cuerpo.

Me gusta tomar tu cuerpo y tocarlo con mis dedos cual si fuera guitarra, sacarle melodías para formar una sinfonía, cuando empiezo mis dedos van y vienen como las olas del mar, te vuelves crepúsculo en mis ojos después de navegar por los acordes generados por nuestro respirar acelerado, es como una droga no puedo parar, cuando por fin la melodía termina, entramos en estado de hibernación, lo único que nos reactiva es el aroma que se pasea en nuestra habitación en forma de corcheas, que se alinean en ritmos acompasados, contagiando a nuestros cuerpos en una nueva danza en el que su principal característica será el contacto total. Jhm

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.