Melodía para dos.


Y  tocaron su melodía favorita, esa que marca el ritmo del pulso de su vida, la que fue caricia para sus oídos, la que hicieron bailar su dedos, entrelazándose uno a uno, saboreando sus yemas mutuamente, compartiendo la combinación de sus huellas digitales y tocando las teclas del órgano que llevan en su corazón...dando fin a su sinfonía en un abrazo desenfrenado, donde por primera vez fueron uno y supieron que las  notas musicales  empezaban a formar por amor nuevos acordes, para ser danzados en un idilio eterno, cantados con besos apasionados y escuchados en suaves murmullos cadenciosos solo por sus oídos. En la ansiedad de su letargo, empezaron a escribir una nueva melodía, que tendrá ritmos para ser bailados  solo por ellos dos.   Jhm



Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.