Mi conejo perezoso

No sé porque tu recuerdo se apodero de mi pensamiento, tal vez me embriago el sonido de las olas que aun tienen el eco de tu voz o la soledad que acompaño a mis recuerdos, intento ignorarlo pero no resulta fácil, me pregunto si aun acostumbras pasar largos ratos observando la luna, si es así, le preguntare al conejo perezoso, si aun te gusta tumbarte en la arena dejando que el sol decore el color de tu piel y haré un trato con él, lo liberare de su cautiverio a cambio de cederme su lugar y poder verte en cada noche y si algún día logras ver mi rostro, espero te embargue la nostalgia y si lo deseas, te haré un lugar en mi luna llena. Jhm

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.