Mi gato y yo

Cuando niño  solo yo y mi gato por las calles deambulaba, cargando  con un costal de ilusiones el cual no me pesaba, no había barreras que me detuvieran, todo era fácil con mi imaginación, caminaba siempre silbando una canción, la gente me miraba sorprendida y no entendían el porqué de mi alegría, si no tenía nada solo a mi gato, el único compañero de aventuras que me ronroneaba a cada rato, muchos quisieran saber por qué un niño no se complica la vida, incluso algunos me preguntan cada día, pensativo yo  respondo, mi vida es tan fácil y amable, porque mi corazón es noble y no sabe de rencores,  mi única riqueza es mi sonrisa y te la dedico a ti sin prisa,  y dentro de mi costal hay una ilusión y es caminar en este mundo ingrato, que no me regalo un rato, para fabricar mis sueños con alguien que en mi cumpleaños me regale un pastel o me fabricara un avión de papel,  que de la mano me lleve a la escuela, para tener muchos amigos que me quieran mucho, a mí y a mi gato.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.