Mi musa meditabunda



Te pienso en la nube de mi desvarío que hiciste realidad, la senda  que tomo mi destino nunca estuvo bajo mi control, cundo por primera vez  tome tu  mano fue para juntar nuestros caminos, siempre has dado a luz una sonrisa en mis labios y a mis ojos premias creando  paisajes con las llanuras de tu cuerpo, no dejas nada a la casualidad, elaboras ambientes con bálsamos embelesantes que seducen mi olfato  y cuando estas acompañada de tu amiga la penumbra eres mi musa meditabunda. Lo nuestro estaba destinado a ser, no importa que la tierra gire y gire, en un mundo alterno esta historia se vuelve a repetir, este amor vehemente merece volver a vivir. Jhm.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.