Solo tu mano toque y tu rodilla roce, pero en tu piel me quede.

Yo sé que nunca hubo un beso ni una caricia, solo toque tu mano y roce a tu rodilla, pero en tu pensamiento, durante los momentos que estuvimos juntos existió un algo, tu mirada me lo comunico al igual que los rizos que fabricaron tus dedos después de tantas cabriolas efectuadas en tu lacio pelo. Siempre supe que algo por mi sentías por las múltiples ocasiones que apoyaste tu cabeza en mi hombro y al rosar con la punta de mis dedos tu rodilla, hacía que la primavera llegara a tus pechos, provocando que se irguieran sus pétalos, por supuesto que también observe que en alguna ocasión escribiste nuestros nombres en un corazón, y cuando lo vi lo negaste; también sé que deseaste que mis manos pasearan por tu cuerpo cuando recibiste el mensaje secreto de mis miradas. Te diste cuenta que había un espacio en mi corazón, el enrojecimiento del lóbulo de tu oreja me lo confeso, y desde luego, tu aliento cercano a mi boca, cuando en aquella ocasión te tome de la cintura para posarte en aquella barda, fue el primer mensajero de tu amor secreto, pero desafortunadamente no hubo tiempo para decirte que morabas en mi pecho….solo tu mano toque y tu rodilla roce…pero en tu piel me quede y nunca más te volví a ver.

Derechos de autor: Juan Hernandez

HTTP://WWW.SAFECREATIVE.ORG/WORK/1709243591007



Entradas populares