Rebaños de besos.

Y pensé que te había olvidado, pues pasaron tantos años, el mundo dio mil vueltas y nos volvimos a encontrar, en tu cara no había olvido, solo una bella sonrisa, tus brazos abiertos cuando dirigiste tus pasos a mí, fue presagio del hambre que tienes de mis abrazos; al aprisionarte en mis brazos, nuestros corazones chocaron, causando sensaciones que la razón prohíbe explicar,  rebaños de besos con mis manos en tu nuca pastoree hacia mis labios…explicaciones…no quiero,  ya están dadas, nuestros cuerpos hablaron.

Derechos de autor: Juan Hernandez.
HTTP://WWW.SAFECREATIVE.ORG/WORK/1709293623574



Entradas populares