En la realidad puedes obtener lo que ves.


Vaya que dios le dio a mi vista un vasto panorama, me haces sentir que no estoy en compañía de mi soledad con el simple hecho de llevar tu imagen en mis pensamientos. Alejaste mi inseguridad e hiciste que el amor no estuviera tan alejado de mi lado, dejando de ser un desconocido para él. Hasta el momento que apareciste en mi vida, no conocía ese sentimiento que invade el alma, ese que se deja sentir pero no se puede ver.

Te apoderaste de mi historia leyendo todas mis hojas, pues con tus manos acariciaste todas mis letras. Cuando estamos a solas retas mis impulsos, llegas y te posas, enseñando con un descaro puro una ración de tu cuerpo, te veo y por mis ojos entra tu imagen, escurriendo caramelo por mi boca y sin querer escapan palabras en voz alta “acaso es aquí donde realmente mi corazón se tiene que quedar para obtener su felicidad”, y una voz interna responde “en tus sueños siempre la has visto, pero solo con tus deseos la has tocado y en la realidad puedes obtener lo que ves, si sus deseos rosan las hojas de tu historia”. 

Derechos de autor: Juan Hernandez.

Entradas populares