A MI MADRE, QUE BRILLA CON LUZ PROPIA EN EL CIELO.

Hoy  hace 83 años, cuando el otoño se adentro y desplazo al verano,  con  vientos que pasaron acariciando las hojas de los arboles, desnudandolos para que las crisalidadas los vistiesen con sus capullos, DIOS mando un alma que tenía como destino sembrar 12 sonrisas.  Muchos dicen que el otoño es una estación triste, porque las hojas de los arboles besan el suelo y vagan buscando el verde de su esperanza, pienso que depende de la situación, posiblemente hoy como hace 83 años llovió, hizo viento y salió el sol, no lo sé, no estuve ahí, pero  lo cierto es que DIOS hizo que un capullo de crisálida eclosionara antes de la primavera y con toda su belleza empezó a repartir mucha dicha, inverosímilmente con su primer llanto, sin duda alguna hizo llorar también  a alguien, pero no lagrimas de dolor ni tristeza, sino lagrimas de gozo. Madre, probaste por primera vez el aire de otoño e hiciste que ese día fuera completamente diferente e irrepetible  para alguien, incluso fuiste capaz de robarle la nostalgia al otoño. DIOS no se equivoco, te mando  como viento de otoño a desnudar el cielo de nubes y plantar el sol para hacer florear 12 sonrisas. Gracias DIOS por haber mandado un alma bella como la de ella, gracias por ser el hijo mas dichoso, con una madre que hizo de un otoño nostálgico, una bella primavera. En este tu cumpleaños, te regalo mi primavera, cada rosa, cada trinar de pájaro, cada mariposa que abandone su crisálida y cada hoja que regrese a vestir a los arboles e incluso esta luna de octubre que tanto te gustaba, son para ti y estoy seguro que dios en tu honor redecorara el cielo y encenderá la luna llena, feliz cumpleaños hermosa.

Derechos de autor: Juan Hernandez.
http://www.safecreative.org/work/1710033675340


Entradas populares