Cuando el corazón aun no aprende a amar.




Cuando el corazón aun no aprende a amar, un aliento cercano es confusión, un roce en la piel  tiene un dolor agradable que hace temblar hasta el corazón y buscas descifrar ese misterio hasta los confines de la luna. 


Cuando un corazón aun no aprende a amar las olas del mar gritan el nombre de ese ser que te embrujo cuando en su caminar por tu lado dejo olvidado  el suave aroma que la acompañaba. 

Cuando  un corazón aun no aprende a amar, las nubes dan forma a la silueta que inyecto la contraluz del sol e imaginas que el viento son sus suaves manos. 

Y cuando al fin aprende, cierras los ojos y dejas que el tome las riendas, te entregas al placer de ser un hombre con el poder de tomar las estrellas durante la noche y colocarlas en el cielo de día, solo para que ella las vea. 

Derechos de autor: Juan Hernandez.
HTTP://WWW.SAFECREATIVE.ORG/WORK/1710043677082


Entradas populares