A mis doce años.


En una servilleta guardo una huella de tus labios que nunca llegaron a los míos, un recado que quedo olvidado en la caja de los recuerdos donde se declaraba un discreto sentimiento; 

me pregunto hoy porque nunca lo conteste, seria porque mi corazón aun era tan inocente y se le presentaba por primera vez el despertar de un sentimiento puro, o  por que otro rostro veía en la luna, negándome el amanecer que se produce al abrirse el horizonte de la comisura de unos bello ojos, solo sé que ese beso le puso hoy alas a mis recuerdos y doce años me hizo cumplir . Jhm

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.