Nuestro infinito al cerrar los ojos.


Hacen falta dos para formar un abrazo y atrapar a la noche,  sucumbir ante el efecto que causa el compartir estelas de exhalaciones, gozando de las sensaciones virtuales que se  reflejan en nuestra mente al cerrar nuestros ojos.

 Me gusta el infinito que me muestras cuando cerramos nuestras cortinas, quien dijera que se puede viajar a otro mundo con solo fusionar dos cuerpos. Jhm



Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.