Aun estando ciego, me guiaría con tu verde pupila.


Hermosa mirada que vence a la melancolía, si ves mis ojos sabrás que están contaminados de amor, a través de ellos podrás llegar a mi alma y te darás cuenta de todas las tormentas que  generas con solo mirar fijamente a mis ojos. Si sostengo la mirada en la tuya me transportas en un segundo por el jardín donde nacen tus pensamientos, siempre me aseguro de regarlos con la briza  suave que fluye de mi alma, para que los cultives y  siempre estar en tu mente.  Si estuviera ciego no importaría, si  tu verde pupila acaricia la mía  y saboreas los sentimientos que albergan en mi alma. Jhm

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.