Celas mi taza de café


 Te postras ante mí  compitiendo con mi espacio, celas mi taza de café y tu aroma devora el olor del humo que vuela, intento dar un sorbo pero detienes mi mano.

Reclamo airado precede al  secuestro de  mi boca, aroma a carmín invade mi olfato y el sabor de dos sorbos de café lentamente perecen. 

Mordiscos con dolor agradable torturan mis labios y lentamente me dejo llevar ante esa seductora violencia.

 Mientras tus manos en  blanco ponen mi mente, perezco solo en  este instante para estar en tu cielo y me dejas vivir para seguir bebiendo mi café. Jhm




Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.