¿Dónde estás?


Caminaba por los senderos donde viven las aceras que fueron las rutas de  mi pasado, observe que en ellas seguía inerte una banca vacía; solo ella  escucho nuestros deseos.

Al verla, respiro todos los recuerdos como aromas danzantes que me rodean y  me abrazan.

La intensidad de ternura que me llega del pasado, me lleva al momento en que requisaste mis sueños e incluso siento que en mis manos hay memoria, pues aun viven en ellas los viajes por el paraíso de tu piel, ¿donde estas?; no lo sé,  pero hoy evoque lo nuestro.

Acercándome a la banca aspiro profundo buscando rastros de tu aroma, el viento merodea mi memoria, musitando que conservas  el mismo, confesándome que todos los días se pasea por tu almohada, percatándose que aun en tu corazón no estampas mi olvido, rumoreando los ecos de tu voz, los cuales incluyen mí nombre.


Lentamente la bruma del pasado se disipa, la banca vacía queda ante mis ojos, observo al cielo mientras el viento aspira tu recuerdo, no sin antes pronunciar en mis adentros, “espero que vivas en el mejor de tus deseos”

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.