La flor perdida (segunda parte)


Y pasaron los años, la lluvia de nuestros años regó el jardín de nuestros sueños, a pesar del  cieno pisamos con firmeza, compartimos caminos comunicándonos con nuestras manos,  sobre nubes negras volaron rumores, pero taparon nuestros oídos las verdades de nuestra devoción, la ternura con la que compartimos nuestras pieles le quitaron el adjetivo pecado a la palabra deseo.

Siempre miramos hacia adelante,  atrás solo volteamos para admirar nuestro pasado, me has dado noches acompañadas de amaneceres, la luna por la noche jugó con nuestras siluetas y el sol fisgoneaba por la rendija de nuestra persiana en las mañanas, encontrándonos siempre en los brazos de Morfeo y aunque no conseguía despertarnos su rayo matutino, dos hermosos angelitos venían a ahuyentar nuestro sueño al brincar en nuestro lecho.


Seguimos caminando el mismo camino comunicándonos con nuestras manos, solo que ahora cada quien toma una manita, volteamos a vernos la cara para alimentarnos con nuestras miradas y enseguida volteamos al lado contrario para llenar nuestra mirada con la imagen de una hermosa carita.


Le pedí tiempo a DIOS solo para encontrar mi flor perdida, nunca me percate pero ahora lo veo, de tu alma abrió el botón y diste a luz dos hermosas flores. Jhm

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.