Mis tristezas agonizan en mi felicidad.


Felicidad, hice una cita a ciegas contigo, desnude aromas y  los deje libres para envolverme en ellos, use mi tacto para sentir las espinas que portaba el tallo de la rosa, sentí sus pinchazos pero me sacie del aroma y la suavidad  de sus pétalos, tome los sueños que no tenían dueño para mezclarlos con los míos.
Hoy mis tristezas agonizan,  poco a poco mueren asfixiadas en la inundación de dulces oportunidades que me visitaron, provocando mi caída en el abismo de unos ojos claros, desmayando como consecuencia  del impacto de su llegada y reanimándome en el regazo de sus brazos.  

Felicidad, te invite a quedarte en mi vida y aceptaste, en el oleo de mi  gozo  quedo plasmado el abrazo que le diste a mi existencia, felicidad, me diste un jardín y cultivo rosas. Jhm



Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.