Navidad, huerto de milagros.


Navidad, época de regalar afecto, perdonar y extinguir el rencor, abrir el corazón y dejar entrar los buenos sentimientos, quitar candados a las puertas que encierran al pensamiento y darle la bienvenida al ausente.


Encendamos una vela en memoria de todos aquellos que trascendieron a una mejor vida y les sirva de guía para acompañarnos en la mesa, ellos todavía existen, tal cual las estrellas, que después de haber muerto, sigues viendo su luz. 


En esta noche buena no te prohíbas estrechar la mano de tu hermano solo por la necedad de no ser el primero en pedir perdón, aceptar tu error hará más grande tu nobleza, se cazador de penas, acurrúcalas en tu hombro, libera tus palabras de aliento para que calmen el hambre de ternura. 


En navidad, es tiempo de abrir los brazos, acercar corazones desterrando el frió con el calor humano, de estrechar manos como pacto de amistad, paz y amor, de levantar la copa y brindar porque la unión familiar existente esta noche, sea recurrente durante nuestra  existencia. 


Quitemos la envoltura de adulto que llevamos puesta, que la inocencia nos invada dejando libre ese niño que llevamos dentro. 


Recuerda, en esta fecha los milagros germinan, DIOS  los sembró para ti, solo los puedes arrancar si tienes fe.


Deseo que la magia de esta navidad, derrame en ti la necesidad de regalar bondad, ternura, amistad, amor  y un espacio en tu mesa…que nunca falte la luz de la sabiduría en tu camino, jhm

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.