Naufrago


Solo basto una mirada y exploto la caja fuerte donde guardaba mis sueños muertos, revivieron al leer las estrofas del libro que cuenta tu historia,  me contamine de vida con la polución de tu aliento, como consecuencia el sonido de tus pasos anunciaron las huellas de un bello final para mi destino; fuiste navío fortuito que paso por mi mar, anclaste tocando mi fondo. 

Como naufrago solté el madero que me sostenía y me aferre a tu cuerpo, ante la agresión succionante de tus bellos ojos, me deje llevar en mar calmo hacia  el puerto que por rompeolas formaban dos tibios brazos.
Desfallecido, con mis ojos cerrados, la caricia de una mirada siento en mis parpados y por las cavernas de mis fosas nasales,  aromas que agitan sus alas, arañan un recuerdo y sinestesicamente forman un cuerpo, que se convierte en umbral de un nuevo despertar con sueños en la realidad, para convertirme nuevamente en eterno  naufrago, pero ahora en tu lecho.

Derechos de autor: Juan Hernandez.
HTTP://WWW.SAFECREATIVE.ORG/WORK/1710144563727






Entradas populares