Nuestra historia en un solo libro.


Como no querer la vida, si todos los días traes la primavera a mis manos, al tocarte  haces que las plantas empiecen  a enamorarse  y abran sus flores para cautivar con su aroma al colibrí, mensajero que lleva poesías escritas con polen a los girasoles, que viven un eterno romance con el sol. 

Vivo la vida en ti, como si fueras oxigeno que respiro para ser tu necesidad simbiótica y en consecuencia vivas la vida en mí. 

Vivir ambos el mañana que se posa sobre los pasos que llevan a la felicidad, engañando a la casualidad que hizo el mundo tan pequeño para encontrarme contigo; nuestra historia ya estaba escrita en ambos libros, el destino hizo de los dos uno solo, dejando hojas en blanco para que sembremos letras,  usando como tinta la  miel que nos regala la primavera que nos sigue a donde quiera y germine la redacción de dulces aventuras.

No sé a cuantos de tus  sueños me permitiste entrar, pero si se en cual fue tu deseo que me quedara, gracias por dejarme en el mejor. jhm 




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.