Vive la vida por un momento, como los ciegos.


Mi voz interna me cuestiona,  “¿Qué te hace feliz?, Antes de responder  despierta de tus sueños”, quien me dice que la vida no es tan solo eso. - y desde mi interior hay una replica, -observa  el nuevo día, ¿veras la realidad?,- y dije ¿“veras”?;- si los ciegos solo abren los ojos y sienten el calor del sol, sin ver los matices que se plasman  en el horizonte al recibir su luz. 

Eso nos hace pensar que son infelices; me pregunto si ver la realidad de este mundo es más bello que sentir lo que no se puede tocar,  si cierras los ojos y escuchas el quejido de la piedra que es arrastrada por el río, que a su vez lleva la esperanza de recibir el estruendoso abrazo del mar, el andar de la hoja seca que toma la mano del viento para ir en busca del verde de su esperanza que le robo el otoño, si logras ver el  paisaje sinestesico que se forma en tu mente, cuando las gotas de lluvia se untan al cuerpo del ser que paso apresurado a tu lado, lanzando aromas de ecolocación para capturar tu olfato, despertando tus escalofríos y trayendo a ti la sensación de cohabitar en su cuerpo sin siquiera  tocarla, 
si tu espalda  capta  el rose del protuberante pecho  de la mujer que roba tu atención, solo con tenerla cerca y concibes ser gota de rocío que se apodera del sabor de sus poros, si imaginas volar cuando abres tus brazos al sentir pasar el aire rosando tu piel, escuchando el vuelo de un ave mientras trina una canción a su pareja, si adviertes las gotas de lluvia correr por tu cara e interrogas al viento para saber si son lagrimas fugadas de los ojos de las nubes o el calor de los rayos que abandonan las trincheras del sol, si sientes que le  haces el amor al ser que roba tus sueños, con solo respirar su aliento; entonces sabrás de lo que te estás perdiendo al no dejar libre tu sexto sentido. 

Quieres saber la respuesta, cierra tus ojos, que tu piel saboree el calor, tus ojos miren en el interior de tu imaginación, tu olfato le de entrada a la figura que genera un aroma y tu oído convierta en música las voces. Eso, te hará feliz.  Vive realmente la vida por un momento, como la viven  los ciegos. jhm



Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.