Los celos del viento.


Libere  tu pelo del listón que lo aprisionaba y el viento se puso celoso, desde entonces su vicio es revolverlo y cubrir tu rostro evitando que lo vea. No importa, pues siempre con los ojos cerrados te veo, sin conocerte ya te he amado y solo con sentirte cerca, nuestras pieles se amancebaban. El viento solo aumenta el misterio con el bello dosel que acomoda en tu rostro. 

Derechos de autor: Juan Hernandez.




Entradas populares