¿Qué se siente ser niño?


Endulce mi café con una porción de nostalgia, desgarre las entrañas del pasado analizando cada triunfo devorado y las derrotas absorbidas por mi experiencia.


En cada sorbo cierro mis ojos y la cafeína seda al tiempo, mostrando los vacíos que quedaron en la bitácora, nombres de los que el cielo se apodero para ocupar el lugar que dejaron las supernovas.

La añoranza abrió las puertas, me autoriza pasar lista a mis hermanos, algunos se ausentaron,  le pregunto a la distancia porque se  apodero ellos, pero el silencio aprisiona las respuestas, aunque el poder de los olvidos no logran cortar las alas a los recuerdos, que me llevan a conversar  con mi gemelo que habita en el pasado, a quien le pregunto ¿qué se siente ser niño? No sin antes pedirle perdón por no haber convivido con él;
esbozando una sonrisa me responde, ser niño es formidable, nada es mejor que navegar por los aires en el lomo de una libélula cazando sueños; 

domar un corcel alado para volar por los cielos, venciendo a Perseo y sus raudas sandalias;  

ser cazador de estrellas, capturarlas con mis manos y guardarlas en la gotas de roció para que siempre brillen en la ventana de la gran mansión que construí en aquel árbol o  simplemente darle posada a las luciérnagas en mi botella de cristal que uso como lámpara, que me ilumina cuando acampo con  mis amigos los grillos.
Ser niño, es no ser avaro ahorrando sonrisas sin donarlas, es, no ser custodio de las puertas de la imaginación, es, no ser arma que mate la inocencia, pero también puede ser adulto que siempre guarde en su corazón un niño, yo estoy en el tuyo...recuerdas cuando querías medrar a base de construir castillos en el aire, ahora yo te pregunto ¿Qué se siente ser adulto? ¿Te gusta?...
No respondas, solo termina tu taza de café, en el fondo encontraras la respuesta.


Nota de este humilde autor: DIOS invento la nostalgia para que nunca dejes de observar las estrellas, sabe que siempre buscaras las más brillantes pensando que son tus seres queridos que partieron, por supuesto una de ellas también puede ser un ángel que partió antes de perder su inocencia y tengas la necesidad de fijar la mirada en la distancia, pensado que al superar el horizonte encontraras a tu hermano ausente, igualmente se asegura que no olvides a ese niño que aun vive en ti, el que anduvo descalzo o estreno zapatos, que tuvo todo o no tuvo nada, pero que siempre regalo sonrisas, yo te regalo la mía.



Comentarios

  1. ¡Qué amor por el café! Es broma, me ha gustado mucho. Sigue así. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejar tu comentario, y es increible lo que se te viene a la mente cuando tomas tu café, a veces no hay tiempo de llegar al fondo . QUe tengas buenos dias. Y tienes razon amo el cafe, jaja

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.