Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2017

En mis poesías pongo el corazón.

Imagen
De tu piel, ojos, voz, labios y el susurro de tus manos por mi piel, fluyen mis poesías, si las lees sabrás que tienes mi corazón en tus manos, no lo tritures, derramarías su tinta.
Tú, eres magia sublime, conforme vas tiñendo tu mirada y sonrisa en mi pensamiento, el corazón va dictando los fragmentos que llevan una parte de si, solo tienes que leerlas, sentirás que te acarician el alma y  sus letras fraguaran nuevos latidos en el.

En mi poesía pongo el corazón, deja que acaricien tu alma para que el siga latiendo detrás de tus sueños, los tome desprevenidos y tiña con ellos mis poesías. jhm

Mi luna celosa.

Imagen
Desde que entraste a mi vida, llego contigo la inspiración, pero la luna se puso celosa y ya no quiere entrar por mi ventana. 
Ingenua, se esconde tras el crepúsculo a la espera que le cuente mis confidencias, pero mis ojos son seducidos por el candor de tus muslos.  
No desesperare, pronto querrá ser río de luz que corra por tu espalda en cada amanecer, y deseara ser dibujada por tu sonrisa, cuando este en cuarto creciente. © juan hernandez.



Naci cuando en tus ojos me vi

Imagen
Despojaste la opacidad de mis ojos,  eres la culpable del  reflejo de la vida en mi vista.
Realmente nací cuando tus ojos al  alinearse con los míos, dieron a luz  un nuevo ser intangible que siente y transfiere sensibilidad al ser material.
Ese ser que solo sigue el camino que se refracta del sueño que soñé, producto del hechizo de la deidad que habita en el breve minuto que desnudo mi alma, cuando sin decir nada, inhalo mis deseos y sin mencionar palabras, dos vórtices biselados se robaron mutuamente sus alientos y el elixir de los dioses compartieron. En un minuto, no tuve manos, mis pasos perecieron, mis ojos se cerraron y solo escuche el silencio llevando tus latidos, después de un minuto abriste tus ojos, y nací cuando en tus ojos me vi. © juan hernandez.




A MI MADRE.

Imagen
Me añorabas sin siquiera ver mi cara, imaginabas un ángel al que le pudieras prestar tu regazo y brazos como casa.
Proporcionaste el universo de tu interior para que un cometa errante colisionara con el astro que esperaba, sin rotar, sin dinámica, y de la  conmoción empieza una nueva vida.
En un mar cálido me colocas para ir esculpiendo las partes de mi cuerpo, tomando como modelo el hijo que habitaba en tus sueños.
Por las mañanas contabas los días mientras acariciabas tu vientre, observando cómo tu cintura tiene otra forma, un golpecito desde dentro te da los buenos días. Yo sentía como tu corazón se llenaba de alegría, sabias que pronto llegaría el momento en que  saldría de esa tibia morada.
A los nueve meses me inquiete tanto, deseaba conocerte, saber quién era ese ángel al cual DIOS me había encomendado, que me decía cosas que yo no entendía pero me hacían dormir en tu interior.
Por fin veo un túnel de luz, el cual un impulso me obligaba seguir. De pronto unas manos me toman sus…

MADRE, SUEÑA MI PRÓXIMO NACIMIENTO.

Imagen
Fuimos sobrevivientes de un destino que mordía los tobillos, gracias a tu andar en un camino que erizaba  sus espinas, superamos la jauría de infortunios. Con voz firme domabas las fieras que intentaban profanar el cubil de tus cachorros. Eras poeta con acciones, sin palabras, ni pluma, escribías tus líneas con la mirada. Leíamos tu voluntad y se acataba, sabíamos la pena que se dictaba, la balanza de la justicia enarbolabas en tu mano derecha.
De simples niños a adultos trascendimos, la juventud de ti se fue alejando, tu frente le  hizo reverencia al tiempo,  volaron primaveras y la nieve del invierno se apodero de tu pelo y las golondrinas en cada primavera encontraban un roble con menos hojas, pero aun podía sostener sus nidos.
- No entiendo  porque el tiempo no premia a esos árboles que tienen un corazón de acero, con sentimientos de terciopelo… a esos árboles que mueren de pie; - te pido tiempo, les concedas conservar sus hojas, flores y nidos como galardón de una competencia term…

Te sueño despierto.

Imagen
El insomnio es tu aliado, deja tus recuerdos en mi almohada,  por las noches te pienso y durante el día te sueño, no imagino mi almohada vacía de recuerdos, no habría pensamientos ni sueños, solo tú logras alimentarla.
Estoy atrapado en el rincón de tu cercanía, sufro cuando abandono tu órbita y la ausencia de tu silencio extraño, pues siempre lo acompaña esa mueca cuando cierras los ojos, como queriendo atesorar el espacio perdido de nuestras órbitas. Al insomnio le agradezco que siempre estés en mi mente, si no duermo, te sueño aunque este despierto. © juan hernandez