Mi inspiración, producto del destino… tu.


Si un día pasa y no te veo, mis ojos se cierran y te buscan en mis pensamientos, siempre estás ahí, te ubicaste en la zona cognitiva, aunque me permites usar el sentido común.

El destino cumplió su promesa, le pedí inspiración para plasmar sentimientos en letras y te trajo a ti. 

Debes saber que borraste nubes negras, con la primavera que te seguía. © juanhernandez

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.