Tú eres la continuación de la primavera.



Mientras los insectos le roben el polen a las flores,  la primavera será eterna y  mientras tus brazos levanten el vuelo para anclarse a mi cuerpo, seras ventisca de vida a la que me aferrare.  

Suspirare  mil veces tu nombre, te aspirare, en mi interior andarás el laberinto con aromas de bellos sentimientos,  que a su vez están fabricados con las hojas secas que el otoño ha derribado, tu les iras dando nueva vida conforme avances. 

Cuando llegues al lugar que te he reservado, dale tu primavera a mi corazón, no la que vivió  en tu piel, ni la que estaba enamorada del brillo de tus ojos que opacaban al sol, tampoco la que se hizo amiga de tu largo pelo para estar siempre posada en tu espalda, sino  a la que  brota de ese sitio recóndito, donde quedo guardado el barullo del viento, el trinar del pájaro y el mosaico de colores que le dan vida  al otoño,  que se cree que es la antesala del final, pero tú eres lo que sigue después de la primavera. ©juan hernandez


Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.