El panal de tu boca.

Me quede esperando el beso que nunca llego, ese beso que deseaba cuando amigos fuimos y las palabras quedaron atoradas en mi garganta,  como deseo regresar ese momento; me quede con las ganas de conocer el sabor de tus labios, de investigar si realmente sabían a fresa, de introducirme en el panal de tu boca, platicar con la abeja reina que mora en el y preguntarle cual es su polen preferido, para sembrar  las flores que lo producen, cosecharlo y ofrecérselo como dote por un beso, si nos volvemos a encontrar ahuyentare mis miedos y suavemente mirando fijamente a tus ojos te diré con palabras moduladas que embelesen a tus oídos “ te propongo un trato, deja que mis labios se posen en los tuyos el tiempo suficiente que dure el sol sobre mis ojos sin parpadear y prometo alimentar a la abeja reina que produce la miel de tus labios. jhm    

Comentarios

  1. Es bellísimo Juan.
    Encontrar el alimento adecuado para alimentar un amor, así se asegura la producción de la exquisita miel de esos besos.
    Gracias por compartir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente,creo no hay nada mejor que eso, para mi es el postre ideal.gracias por tu comentario.

      Eliminar
    2. Definitivamente,creo no hay nada mejor que eso, para mi es el postre ideal.gracias por tu comentario.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.