La cárcel de tus recuerdos



Mis pensamientos son la cárcel de tus recuerdos.

Me encuentro preso en la frontera de tus brazos y tu cuerpo, sin posibilidades de emigrar a ese país donde dicen existe una luna sin sol y nubes que fingen transportar sueños, sin embargo solo traen tormentas que enturbian el aroma que dos cuerpos comparten. 

No deportes mi corazón a ese país donde el amor no fluye, quiero seguir aquí, en la residencia que llevas en el pecho, me niego a emigrar a otro corazón. jhm



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.