Mi sauce llorón sonríe.


En el desierto que existió en mis labios ha llovido, de las espinas de los cactus surgen flores y parvadas de besos vuelan a saborear su miel; sequías ya no existen y ha nacido un sauce llorón que sonríe, en mis labios hoy existe una gran diversidad de vida que borraron borrascas. ©juan hernandez

Comentarios

  1. Los besos, cuando hay hay que cogerlos con los brazos abiertos , y si vienen de sopetón incluso saben mejor. Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, muy acertado por cierto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares