La maldición del poeta.


Dicen que cuando las musas duermen los poetas pueden escribir sus sueños.
Cuando cantan; le dictan sus pensamientos y el poeta la acompaña con los acordes de su corazón.
Cuando piensan,  es que hurga en sus recuerdos y se vuelve fugitiva de la pluma del poeta.
Y cuando busca la mirada que dijo verdades, esa que pincelo coincidencias sin promesas, pero en su transparencia no oculto un juramento sin palabras; es que coincide con el poeta en un tiempo alterno, en el que no se ven ni se tocan pues siempre deambulan por diferentes caminos.


Si la musa duerme, el poeta solo escribe sus sueños, pero no se ven.



SAFE CREATIVE
http://www.safecreative.org/work/1709283614865
Identificador: 1709283614865
Fecha de registro: 28-sep-2017 1:47 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0
Autor: Juan Hernandez







Entradas populares

Ahí