Nunca dejes de cantar mi hermosa musa.


Cuando el corazón  deja de escuchar a su musa, la piel duerme y los sentidos se afligen, se mutilan los sentimientos y el amor no fluye, el alma se queda vacía a la espera de ser  alimentada por sentimientos que metabolizar para producir el combustible que activa al corazón. 

Yo escucho a mi musa, que mantiene mi piel despierta, le da calma a mis sentidos  y siembra sentimientos en mi alma para que nunca deje de fluir el amor del que se alimenta  mi corazón. 

Nunca dejes de cantar mi hermosa  musa. Jhm



Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.