EL HOGAR DE TUS OJOS


COMO LUZ DE ESPERANZA LLEGASTE A MI VIDA, ERES LA FAROLA AL FINAL DEL TÚNEL, LA PAZ AL LLEGAR A MI HOGAR, FRENESÍ DE ARMONÍA EN LOS MOMENTOS DESBOCADOS DE NUESTROS ENCUENTROS CUERPO A CUERPO. SOLO BASTA QUE LO DIGAS Y ESTOY ATRAPADO EN EL CAPRICHO DE TU PIEL Y CUANDO LA RUTINA DEL NUEVO AMANECER NOS SEPARA, NO SE QUE DEBO HACER CON ESTA DESMESURADA TORTURA DE NO TENERTE, SOLO  AL ROMPER LA CADENA  IMPUESTA POR EL RELOJ QUE CONTROLA LAS HORAS DE  MI LABOR DIARIA, LOGRO REGRESAR AL DULCE HOGAR DE TUS OJOS VERDES.  Juan Hernández.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.

Mi corazón no sabe mentir.