Una lagrima, una perla y un corazón enamorado.


Me escondo en tus noches para ser la fábrica de  tus sueños, pero me he dado cuenta  que algunos  no son hechos por mí;  en mis sueños  tienes alas para volar,  en los  tuyos solo vives la realidad caminando en un sendero que conduce a un horizonte que lentamente consume tus días.  Soy huésped de tus pensamientos y  me escondo en tus días para ver tu rutina, ver lo que le falta para incluirla y cautivarte.  Emigro de mi realidad a tu imaginación para observar tu mundo de ficción, donde confeccionas noches con interrogantes que no tienen respuestas para tu corazón,  puedo ver que tus lágrimas de felicidad corren como ríos hacia adentro,  porque no hay quien las seque con un beso en tu mejilla;  recogeré una la convertiré en perla y se la daré a cambio por  tus anhelos  a la almeja que habita en el mar de tus pasiones, ella es la encargada de guardarlos;  los usare para llegar a tu corazón,  si no lo consigo, le cambiare a la almeja la perla por mi corazón, para protegerlo de tu desdén y no lo hagas pedazos.


Derechos de autor: Juan Hernandez



Entradas populares