Mi corazón no sabe mentir.



No hubo necesidad de mencionar palabras, hablaron las miradas, no hubo necesidad abrir los ojos y ver  tu cuerpo, me conquisto la melodía de tu voz,  no hubo necesidad de un abrazo, me rodeo tu calor.
                         
El silencio fueron palabras que no entendí hasta que tu boca estuvo  cerca,  si eres real entonces bésame, matemos la duda del sabor que guardan nuestros labios…


Suavemente con el movimiento de un dedo, le das vida al silencio de mis pensamientos y el ambiente toma una fragancia  agradable, el viento trae hacia mí el sabor de tus labios, lo pruebo, pero quiero saber su origen, la beta de donde sale, y sumerjo mis labios en el yacimiento descubriendo no solo la veta sino la fuente donde brota  el elixir de la vida.


 Yo no sabía que el corazón latía, hasta que llegaste como el combustible que le faltaba.  Por fin escuche mi corazón, escúchalo, solo dice que te ama, repitiendo constantemente tu nombre, el no sabe mentir.  Jhm 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Alas a mi soledad.

Sin decir tu nombre das origen a esta poesía.